Misioneros de los más abandonados.Misioneros de los más abandonados.
20 Agosto 2017 - Colombo, Sri Lanka

El P. Kelum DIAS, oblato profeso desde 2000 y sacerdote desde 2007, nos habla del compromise misionero de la Iglesia en Padaviya.

Como párroco en esta zona misionera de Padaviya, he trabajado más de cinco años en colaboración con las Hermanas del Buen Pastor. A pesar de las dificultades (especialmente económicas) nos hemos esforzado por ser fieles a Dios, que nos ha llamado a dejar las zonas de comodidad para cuidar de la gente menos privilegiadas que luchan en las periferias por salvaguardar su dignidad y autoestima.

A mi entender de la misión, siento que no sólo soy el párroco de una cuantas familias católicas de esta zona. No me considero sólo como administrador de sacramentos. Dios me ha puesto en esta parte del país para estar con los grupos desfavorecidos y para suplicar la ayuda divina. Creo en el apostolado de la presnecia. Para responder más efectivamente a las aspiraciones de la gente se necesitan personas competentes más dedicadas, listas y dispuestas a ser socios nuestros.


Dado que no podemos atender todas esas poblaciones hemos decidido trabajar en la villa más abandonada, llamada Namalpura, a 30 kms. De Padaviya.

Visitamos Namalpura cada domingo para enseñar inglés a los niños y para animar las sociedades de niños. Las Hermanas del Buen Pastor de Padaviya y de otros conventos tienen gran interés en trabajar con esta gente. Imparten educación de la vida a las mujeres para ayudarles a desarrollar sus habilidades. Para resolver el problema de la malnutrición en la infancia han comenzado un proyecto de dar almuerzos los días de entresemana a los niños que van a la escuela y a los preescolares de la zona. La parroquia da almuerzos los domingos a los niños de Daham Pasal (el catecismo).


Cuando comenzamos nuestro trabajo en Namalpura la gente no tenía ni electricidad ni agua. A menudo hacían frente a la amenaza de animales salvajes, sobre todo elefantes. Las Hermanas del Buen Pastor y yo nos encontramos con funcionarios gubernamentales y hablamos con ellos en nombre de esta gente. Descubrimos que ciertas instalaciones ya aprobadas aún no habían sido realizadas. Con nuestra intervención, escribiendo gran número de cartas y haciendo visitas personales, pudimos conseguir electricidad para el pueblo, así como pozos y también cercas electrificadas para evitar la entrada en el pueblo de animales salvajes. Dado que las necesidades nutricionales de la gente apenas son satisfechas y muchos de ellos consiguen magras comidas, vemos la necesidad de proporcionarles raciones secas. El acceso a agua potable segura es un problema agudo que se ha dado durante muchos años.


Dado que las familias están muy dispersas, los niños apenas pueden permitirse ir a la iglesia y adquirir los elementos escolares necesarios. Los niños son inteligentes y talentosos y tratamos de hacer todo lo que podemos para ayudarles a atender la escuela dominical. Sin embargo nuestros recursos son limitados. Y cuando los niños han de participar en actividades organizadas por la diócesis y los profesores han de asistir a planes de formación o seminarios han de bajar a Anuradhapura y no tenemos la necesaria economía para cubrir sus gastos. Cada viaje cuesta unas 850 rupias por niño/profesor. Con todo, la participación activa en la escuela dominical y otras actividades ciertamente les ayudará a transformar las vidas de estos niños.


comentarios

No hay comentarios
   

36o Capítulo General 2016
36o Capítulo General 2016
Oblate Triennium
Oblate Triennium
Vocaciones OMI
Vocaciones OMI
Oblatio
Oblatio
Aix-en-Provence
Aix-en-Provence
Otros sitios oblatos
Otros sitios oblatos
Newsletter